miércoles, 2 de julio de 2008





A veces cuando te veía llegar y mis sentimientos reflejos me paralizaban las manos, me ponía a escribir; empezaba mis cartas explicándote por qué necesito envolverme en papel para expresarte lo que quiero, y así con cuidado iba bordando ese eterno diálogo.

Cada letra pasaba por cada línea de tí, y las metáforas eran aun más intensas en mi mente, de lo que eran ante tus ojos, al leerle...cuando escribía lejos de ti, siempre trataba de imaginar tus manos deteniendo las hojas, y tu mirada inmensa, tan inmersa en mis pensamientos, y me enternecía al recordar tus ojitos cerrándose, y deteniéndose, de cuando en cuando para sentir lo que siento...

Fui hacia cada lugar, dentro de tí y lo besé tantas veces que sudaba y llegaba, con tanto cuidado que no despertabas cuando te decía, otra vez y otra vez que me rompes el espíritu con tu silencio...yo si te dije que te quiero, lo hice cada día, cada vez, aunque no me escucharas y creyeras que jugaba con las emociones...

He seguido escribiéndote.

4 comentarios:

daniel dijo...

KE SOAVE TU POEMA GAY MANA .....

daniel dijo...

hasta se me enchino la piels eres toda una holla de sentimientos =) te amo lesbi

daniel dijo...

pa ke te no quejes que no te firmo...

karhol dijo...

tres por el precio de uno jeje tnx

abrazos