lunes, 7 de abril de 2008






Ya no tengo sombra, ni cielo, ni oído. Solo caminos por conjugar y muchas miradas en plural -Amores, centinelas- y una bella alquimista. Voy yendo a mi propio alumbramiento por las noches, en las calles más cercanas a las nubes, con un gran caleidoscopio en la memoria, con mis constrastes, mis dibujos, mis colores, y las pausas que llenan la nada pegada con agua llegando a esa zona abisal, provocando entrañables silencios.

Y aparece entonces, sin mas odiseas, ni artificios, la energía que esboza una sonrisa.

7 comentarios:

Rubí Flores Del Río dijo...

Sólo para reiterar lo antes dicho... "Cada vez que entro a tu blog, está más gay" jajaja...

Raúl dijo...

un poema sublime cuñada solo como tu sabes hacerlos jajaja xD

daniel dijo...

que escandalo (8) ayy un escandalo !!!

Niet gudók dijo...

Karhol

la tristeza no me deja empaz y todo lo veo triste!

te quiero, lo sabes!

Niet gudók dijo...

parece que vas dibujando muchos caminos en ese escrito que me ha encantado!






besos!

Agus dijo...

Te noto muy contemplativa....
Antenas , radares y demás
absorbiendo todo aquello
q te permita acrecentar tus alumbramientos....

Me gusta ése sobrevolar apacible.....
Te mando el reflejo estelar
que se escapa de mis ojos....

Te quiero Muchísimo...
BESOS....
Agus.

Kárhol dijo...

alooooo mimosa, Ruby, cuñado gracias por hacerme mas feliz estos dias y llenar de colores mi dia no gay de abril :(