domingo, 11 de julio de 2010

Te busco, amor, en la vigilia y cuando duermo. En el pasado de mi vida, en el a-tiempo. Recorro gaviotas que me han prometido una respuesta. Golpeo soledades por si acaso sean tu escondite.
Y la sangre, la sangre de estos puños lastimados. Desde la biblioteca Pablo me ofrece veinte poemas que te nombran. Pero sigue el silencio.
Te busco, amor, en la pertinaz indiferencia de los días. En el dolor. La mordedura.
En la inabarcable zozobra de todo lo imposible

5 comentarios:

Marlene dijo...

Que líneas tan sentidas Karhól,

"Golpeo soledades por si acaso sean tu escondite."

Creo que tengo que buscar en ese lugar yo también..

Un abrazo,
Mar

Darilea dijo...

Precioso.
Un besito :-)

Nelson Agadé... dijo...

Si amamos a alguien por más que esté lejos en cualquier ciudad o parte del mundo; de único lugar que no se podrá apartar es del corazón.

Saludos

Agustín Cardozo dijo...

karholita.....volviendo yo por éstos lados.....
Me encantó tu poesía...
"Te busco en la inabarcable zozobra de todo lo imposible"
jugas con la belleza de lo indefinible........
Te extraño Nenita....
Un Besote....
Agus.

Walkyria Rennó Suleiman, dijo...

lindíssimo teu blog!