sábado, 12 de septiembre de 2009



Ayer vi una princesa, tenìa los ojos oscuros y brillantes. Debo informar que todavia las princesas usan el cabello largo, que te dirigen segun sus deseos, y que siempre estan muy lejos (en otro tiempo), aunque esten tremendamente cerca de tu cuerpo. El mundo todavia se detiene, o da sus vueltas mucho mas despacio, cuando una princesa camina. Esta princesa es especial, por no decir extraordinaria. Y no es mìa. Es de todo aquel que la contempla. Es una eterna belleza errante, que me concedió un deseo, una sola noche, de esas que saben a secreto y a encanto. Y a ese placer oral que solo dan los besos y las palabras entrecortadas.

La princesa tenìa en sus manos el poder de darle sentido a los demas sentidos. En sus brazos pude ver màs a esa corta distancia de sus pechos, mucho màs alla de lo que vi en los profundos abismos de preguntas y en los constantes viajes de mi cuerpo y espiritu a otros lares, con otras voces. dulce es su lengua que transmite caricias de otros cuerpos visitados. Pude sentir todo el placer que habia atravesado su piel antes de esta noche, y todo el conjunto de maravillas que le esperan. su piel seguia convocando a un angel que me hiciera emerger del silencio que me abraza cuando la tengo cerca.

4 comentarios:

Ix dijo...

Un Beso

Kárhol dijo...

:)...

Anónimo dijo...

Hola Princesa, =)
He visto que vuelves a escribir la inspiracion a llegado.

I need You MoRe

TA0...

Zvesdochka (estrellita) dijo...

Yo ero una princesa....



pero sin esa belleza de que hacen alarde las princesas que con ojos célicos miran y miras su alma... como tus ojos, como tu alma...

Te quiero Karhol aunque me hayas olvidado.