sábado, 12 de febrero de 2011

lo que tengo que escribir
no amanece;
se vuelca dentro, 
sueña,
se va al fondo
y acaricia en una voz
de lengua distinta
cada vez

lo que siento,
lentamente
se recuesta
se desliza,
se abre
en la distancia

y estas manos
imaginan
descubren,
estrechan,
el pensamiento
hundido
entre las sábanas

3 comentarios:

La Maga dijo...

Y sin quererlo amanecen :)

Leo Le Gris dijo...

muy bello poema!

Anónimo dijo...

Porque en sueños encuentras es cuando hablamos sin máscaras