domingo, 4 de marzo de 2007



imaginario, estruendo, un sol en mi cabeza, simplemente no puedo dejar de pensar en el aire q rodea, en la textura q envuelve, en la belleza q reviste, y en lo estùpido q es este fràgil enamoramiento...en el eros electrònico de roman gubern, en toda suerte de explicaciones racionales...todo es antitètico, el absoluto se contrapone, y viene otra màs de esas sensaciones, de esas q improvisan mares bajo las sàbanas y q hacen mucho ruido...hay demasiada mùsica cuando t pienso, tanto ritmo, tanta armonìa, rebasa el tiempo, ya no hay calma...pero agradezco la sutil sonrisa en mi rostro, porq es permanente ahora...

1 comentario:

Agustín dijo...

HAY DEMASIADA MÚSICA CUANDO TE PIENSO
Una lluvia de placer
no me permite dar ni un sólo paso
mi cama...un cubo gigante
donde tus letras cubren todo mi cuerpo, tus bocales llegan hasta mi garganta.
No intento escapar
sólo me sumerjo de cabeza hasta mi céntro y de prónto siento que tus manos abren suavemente mis ojos...
Y en la superficie
de nuevo comienza a llover....